Espiritualidad

Trinitaria, Eucarística, Mariana y Benedictina

Trinidad
                 Trinidad

Trinitaria: La Madre Ma. Eugenia descubrió y acogió este misterio, fue una profunda experiencia religiosa, un don en su vida. Cuenta ella misma en una de sus tantas luces en la oración: “fatigada por cuestión de la cruz llegué a la oración, me sentí en la presencia de la Santísima Trinidad, recliné mi cabeza en el seno del Padre y descansé”.

 

Santísimo
                Santísimo

Eucarística: Esta es la parte contemplativa del doble fin al fundar el Instituto: LA UNIÓN CON LA SAGRADA EUCARISTÍA Y CON MARÍA, PARA LLENAR EN CUANTO LA FLAQUEZA ALCANCE, LOS CUATRO FINES DEL SACRIFICIO. 

 

 

                    Virgen Fiel

Mariana: Su devoción Mariana estaba inspirada en el espíritu de San Luis María Grignión de Monfort, de no ir a Jesús sino por María. De ahí nuestro lema: “SOLO DIOS, TODO POR MARÍA”.

A la imagen de la Dolorosa Ntra. Madre le adjudicó la advocación de la Virgo Fidelis o Virgen Fiel, haciéndole además algunas modificaciones a la imagen.

 

 

San Benito
                       San Benito Abad

Benedictina:El Espíritu Benedictino latió en el corazón de Ntra. Madre cuando escuchó la vida del hermano Gabriel Mossier, monje Trapense en el Instituto de María Reparadora en Roma, “me sorprendió la analogía de sentimientos que había entre este monje y yo, y más todavía, la conducta que la Santísima Virgen había observado paracon él y para con la que esto escribe”, “después empezó a bullir en mi cerebro la idea de comunicarme con los Cistercienses Reformados en la Abadía de Sept-Fons. Iluminadoras fueron las palabras del R. P. Mateo de los S.S. Corazones: “ME ATREVO A AFIRMAR QUE NADIE PUEDE SER APÓSTOL SIN TENER EL ESPÍRITU Y EL CORAZÓN DE UN TRAPENSE”, y dije: “yo quiero y debo ser apóstol, al mismo tiempo que quiero y debo tener el espíritu y el corazón de un trapense, y tener especial hermandad entre ambas comunidades”.

error: Content is protected !!